Casa Cabañas, A Coruña.

Un gran espacio integra el salón, el comedor y la cocina que se organizan en torno a las salidas al jardín.

El objetivo…abrir los espacios a la claridad.

Quería distribuir las zonas de más uso junto a la luz natural que entra a raudales en este ambiente. Se abrió una ventana en el tabique que separa el espacio entre el salón y la cocina. Para hacerlos más acogedores, se intervino en la iluminación  mediante halógenos y se unificó todo el suelo de la planta en una cálida madera, incluido el aseo con el que se cuenta en esta planta. 

En cuanto a la distribución, el espacio central se reservó para el comedor,  que actúa de nexo entre la cocina y el salón. Una gran lámpara de brazos rinde tributo al estilo clásico.

La cocina cuenta con un frente de armarios que sirven para los enseres que más se utilizan y, para que no tuvieran un protagonismo excesivo, se eligieron muebles en blanco. También se paneló la nevera y se escondieron la mayoría de los electrodomésticos para integrar mejor la cocina al comedor . 

Esta  planta  también cuenta con un aseo de  cortesía, el cual se ha mimado hasta el último detalle. Una encimera volada y sin bajo lavabo resulta mucho más ligera. En este aseo todo se ha dispuesto con el objetivo de potenciar la luminosidad para ganar  amplitud, esto se consiguió con colores claros como el papel utilizado (crema) y con materiales lisos sin juntas como el material con el que se hizo la encimera  (corian). Un gran espejo duplica  el espacio, y el suelo es el mismo que el de toda la planta añadiendo un extra de calidez.