Casas que se abren al exterior

El  porche de esta casa  se abre sin pudor a la naturaleza . El rincón de lectura   respira un aire de clasicismo. Los muebles de inspiración francesa , como la butaca o la mesita auxiliar , lo impregnan de feminidad y elegancia. Y la ubicación de los espejos contribuyen a incrementarla sensación de amplitud y luminosidad.

En el comedor las comidas se llenan  de refinamiento gracias al clasicismo afrancesado que desprenden sus sillas y la madera decapada de la amplia mesa.La naturaleza es una invitada más, porque casi se puede tocar a través de los ventanales.