Salón en Xubia-Ferrol

Un espacio en el que apetece estar...
La decoración es ligera y muebles los justos ya que el aprovechamiento del espacio era primordial. El recurrir al mueble hecho a medida y con un acabado similar al tono que utilizamos en la pared donde iba a ir ubicado era la única opción para poner disponer diferentes zonas de asiento, ya que era una de las prioridades y necesidades que me habían transmitido los propietarios. Una planta difícil ya que sus paredes irregulares  eran todo un reto. Siempre queremos más metros en casa. Y, a veces, es posible. Aquí, cambiando la distribución para disfrutar de una zona de sofás y, a la vez, un rincón de lectura de lo más luminoso. Me gusta usar materiales nobles y tonalidades neutras, es una manera de asegurar la atemporalidad. Eso sí, rompiendo la monotonía con toques de color.
Este salón, sigue una gama de tonos claros. De día luz entra a raudales y, al  atardecer, esta se ve reforzada por las luces indirectas. Por eso doy mucha importancia a las lámparas de sobremesa. El espejo que se ubicó en una de las paredes es uno de los detalles que refleja la sintonía entre arquitectura y decoración de este espacio.
Y es que aquí... nada se ha dispuesto al azar.