Unifamiliar Madrid

Vivienda unifamiliar de unos 180 metros cuadrados distribuidos en dos plantas. 
En la primera planta, el distribuidor que comunica con un pequeño jardín, da paso al salón-comedor, cocina, baño y un estudio. En la planta superior el espacio está repartido entre la habitación principal, una infantil, una juvenil y baño.
 La conexión entre ambas alturas parte del recibidor y distribuidor, que cuenta con una escalera por la que se accede a la planta superior. Para que no resultase pesada y le diese un toque actual a la vivienda, se aligeró con una barandilla de cristal y peldaños sin contrahuella. El resultado una " espina dorsal" de apariencia muy liviana.